Tel: 91 041 43 45 -

El origen del tartar

El origen del tartar

Uno de los platos con más aceptación con el que te puedes deleitar en un restaurante con terraza en Arganzuela de Madrid es el tartar. Al ser un plato fresco y con gran cantidad de matices en su sabor, lo hace ideal como almuerzo o cena en épocas estivales.

Si deseas descubrir de dónde procede este plato y qué tipos de tartar puedes degustar en un restaurante con terraza en Arganzuela de Madrid, no te pierdas nuestro artículo.

Pese a ser un plato tradicional de la cocina polaca, el tartar ha ido ganando adeptos con los años. Tanto, que se ha hecho conocido mundialmente y son pocos los restaurantes que no disponen de este plato en su carta.

Como su nombre indica, el origen de esta receta se remonta a los tártaros. Una tribu mongol que habitaba en sus inicios las regiones de Asia Oriental hasta Asia Occidental, pero que a los largo de las décadas se fue extendiendo hacia Rusia, Turquía, Siberia e incluso llegó a Europa.

Se cuenta que estos guerreros, cuando salían a luchar, almacenaban pequeñas bolas de carne bajo la montura de sus caballos. Esta carne se maceraba naturalmente debido al calor que alcanzada en las travesías, unida a la fricción de la silla durante el trayecto.

Esto les permitía alimentarse sin necesidad de detenerse y así nació la esencia del tartar que conocemos hoy. Aunque la receta ha evolucionado, y actualmente puedes encontrar infinidad de variedades de este plato elaboradas con carne llamado steak tartar, de marisco o pescado.

Los secretos de un buen tartar consisten en elaborarlo con ingredientes frescos y de calidad. Debe prepararse minutos antes de ser consumido, picando concienzudamente todos los ingredientes exclusivamente a cuchillo para que los ingredientes no pierdan sabor.

En el Restaurante La Herrería, entre otras exquisitas recetas, te ofrecemos el tartar de atún o de carne. Atrévete a probarlos, seguro que repetirás.

haz clic para copiar mailmail copiado